Recursos narrativos o como atrapar al lector en tus redes

 En muchas ocasiones determinamos que ciertos recursos narrativos solo son válidos para algunos tipos de historias. La recreación de secretos, dotar a la historia con unas gotas de suspense u organizar algún misterio son armas que todo aprendiz de juntaletras ha usado alguna vez. Bien sean novelas de acción, de suspense o históricas, los recursos suelen ser adaptables a cualquier tipo de historia.
 Bien llevados, estos recursos pueden trasformar una historia gris y anodina en un intenso ejercicio de acción y vitalidad que conseguirán atrapar al más reticente de tus lectores.
Una secuencia interesante sería, por ejemplo, resolver un enigma que genere un secreto interesante. La aparición de este último provocará con toda seguridad una cascada de acciones que serán el comienzo de una etapa de suspense que puede acabar o no en resolución. A partir de ahí es posible generar un nuevo misterio, dando lugar a un número casi infinito de posibilidades.
Tus historias siempre deberán mantener la trama en su punto álgido hasta el final, con el fin de lograr que el lector "quiera" leer más. Estos son algunos de los conceptos básicos de una narración con ritmo, aunque tan solo son un engranaje más de una buena novela. 




Entradas populares de este blog

Grandes clásicos de la novela negra (V)

Más reseñas para "Carne Ibérica s.a."