lunes, 9 de julio de 2018

Trucos para ganar concursos literarios

Todo aquel que empieza a hacer sus pinitos en el mundo del libro sueña con verse en algún momento a si mismo ganando un gran premio literario. Encima de un estrado enmoquetado, con una multitud enloquecida que vitorea semejante despliegue de calidad literaria, recogemos un descomunal talón de cartón piedra ante el asombro del mundo del libro, que ve renacer en ti sus esperanzas de regeneración. Y entonces te sientes mojado...y te levantas de la cama desorientado mientras tu perra intenta en vano seguir lamiendo tu cara. Fin.
 Aunque cualquiera puede participar en un concurso literario, ganar ya es harina de otro costal. En esta entrada os daré algunos consejos para poder, al menos, tener posibilidades. Hay van:
-Disfrutar. Primera norma fundamental y sin la cual no tiene sentido que sigas sumando letras. Si escribir no te apasiona, tus escritos pueden llegar a ser correctos pero grises. Cuando disfrutamos de la escritura, nuestra literatura se impregna de ese aroma.
-Leer y corregir. Esta secuencia es la parte más dura e ingrata del oficio. Y normalmente, a mayor repetición de la misma, mayor aumento de la calidad del escrito. Pico y pala. No hay otra.
-Escoge bien. Aunque posible, la posibilidad que ganes un concurso literario de una cuantía alta es ínfima. En los de mayor prestigio concursan autores de renombre y con una amplia experiencia. Busca los de menor cuantía, que sean cerca de tu localidad y que se adapten a tu estilo. Empieza por abajo con calma.



-El jurado. Aunque en la mayoría no se conoce el nombre de sus miembros, puedes fijarte y leer los relatos ganadores de años anteriores. Verás tendencias de temas, de estilo, de niveles de complejidad,... La información es poder.
-Persistencia. Se obstinado, no cejes en tu empeño a la primera contrariedad. Si no ganas al principio, insiste. Relee los relatos eliminados y reescribelos. Muchas veces de un relato perdedor puede llegar a salir una verdadera obra de arte. Hay miles de concursos y son anuales. Ten fe.
-Se diferente. Todas las grandes historias ya han sido contadas. Lo interesante es reescribirlas de manera novedosa. Dale la vuelta al argumento, retuerce los personajes, cambia la ambientación,...lo que sea por ser innovador. Llama la atención.
-Corrección ortotipográfica. Si quieres tener posibilidades, tu relato debe estar perfecto. Corregido, bien paginado, con márgenes adecuados y sin borrones. Una buena presentación da idea de que el interior también va a estar cuidado por lo que el cribador te pasará al grupo de los leídos. Se paciente e invierte en aumentar tu calidad. No te dejes presionar por plazos.
 Por último, quiero animarte. Yo empecé como tú estás ahora y aunque tampoco es que haya llegado excesivamente lejos, ya tengo en mi haber más de una decena de premios, accesits, menciones y relatos publicados en diversas antologías, además de una novela ya en el mercado y de otra que viene en camino. Y todo eso, con mi esfuerzo y autodedicación, sin padrinos ni amigos en el jurado. Si quieres, puedes.

lunes, 4 de junio de 2018

Recursos narrativos o como atrapar al lector en tus redes

 En muchas ocasiones determinamos que ciertos recursos narrativos solo son válidos para algunos tipos de historias. La recreación de secretos, dotar a la historia con unas gotas de suspense u organizar algún misterio son armas que todo aprendiz de juntaletras ha usado alguna vez. Bien sean novelas de acción, de suspense o históricas, los recursos suelen ser adaptables a cualquier tipo de historia.
 Bien llevados, estos recursos pueden trasformar una historia gris y anodina en un intenso ejercicio de acción y vitalidad que conseguirán atrapar al más reticente de tus lectores.
Una secuencia interesante sería, por ejemplo, resolver un enigma que genere un secreto interesante. La aparición de este último provocará con toda seguridad una cascada de acciones que serán el comienzo de una etapa de suspense que puede acabar o no en resolución. A partir de ahí es posible generar un nuevo misterio, dando lugar a un número casi infinito de posibilidades.
Tus historias siempre deberán mantener la trama en su punto álgido hasta el final, con el fin de lograr que el lector "quiera" leer más. Estos son algunos de los conceptos básicos de una narración con ritmo, aunque tan solo son un engranaje más de una buena novela. 




domingo, 22 de abril de 2018

Maktub, del COIBA, todo un éxito

Este pasado jueves 19 de Abril de 2018, con motivo del día del libro, tuve el tremendo placer de asistir a unas jornadas organizadas por el colegio de enfermería de Baleares. Bajo el lema "Maktub:todo está escrito", distintos enfermeros de las islas y del resto de España participamos en una amena charla en la que explicamos porque, además de nuestra labor asistencial, somos escritores. Un tarde cargada de emoción, talento y letras que tuve el placer de disfrutar con muchos compañeros de armas y letras.
Aquí os dejo el enlace a la noticia del COIBA

https://www.infermeriabalear.com/registro.php?idgrupo=20180420105306&lan=1


sábado, 7 de abril de 2018

"MAKTUB: Está escrito", sesión especial de #DijousInfermers sobre enfermeras escritoras

El día 19 de abril, próximo al Día del Libro, nos reuniremos en el Teatre Sans de Palma con otras enfermeras escritoras que nos leerán un trocito de su obra y nos explicarán el camino que les llevó a comenzar a escribir.
En el COIBA quieren celebrar el día de Sant Jordi de una forma especial. Por eso, han organizado un encuentro de enfermeras escritoras de diferentes géneros literarios y distintos puntos geográficos del país, entre los que tengo el placer de estar invitado.
Rosamaría Alberdi nos hablará sobre lo que significa para ella escribir y nos leerá un trocito de su poemario "Darrera versió"; Rosa Rodríguez, por su parte, nos contará cómo nació la idea de "Gracias, vida", su cuento sobre el duelo infantil. Jaime Alberto Nicolau y yo mismo os explicaremos cómo comenzamos a escribir ficción y qué supuso para nosotros la literatura, Lola Montalvo relatará en qué o quién se inspiró para contar su "Historia de una enfermera", Kika Jaume nos leerá alguno de sus preciosos poemas y Mónica L. Ventoso y Enfermeversia nos hablarán de su iniciativa enREDhadas y de cómo se unieron en ese especial proyecto. 

Fecha y hora: jueves, 19 de abril, a partir de las 17:00
Lugar: Teatre Sans (Carrer de Can Sanç, 5, 07001 Palma)


Puedes seguirla por streaming aquí

http://www.rtvnotycias.es/coiba/0_index1.asp


jueves, 15 de marzo de 2018

Triste humanidad

Por los niños fallecidos en la enésima matanza en Siria no hay minutos de silencio, ni pancartas, ni postales de "je suis...". Esta humanidad (¡Que grande nos queda el término!) se va a la mierda. Civiles, indefensos, ancianos, enfermos, niños como los mios....Un mundo envenenado donde la eterna avaricia de unos pocos es la ruina de muchos. Un mundo donde una pequeña parte de la población muere por exceso de comida mientras la gran mayoría muere de hambre. Guerras por vender armas, por petroleo, por religión fanática, por poder, por racismo...Un mundo en el que todo el mundo desconfía de todo y de todos, donde nadie ayuda a nadie, donde nos hacemos daño sólo por ver sufrir a los demás. Un mundo donde disfrutamos viendo "esas imagenes duras" de las que nos advierten los locutores de informativos, sabedores de que nuestra tendencia al morbo, mientras que nos escandaliza si vemos a dos personas del mismo sexo dándose un beso. Religiones aprovechadas por fanáticos, depredarores sexuales, pervertidos y psicópatas de todas las edades y credos para satisfacer sus más bajos instintos. Instituciones corrompidas por políticos de todos los signos y épocas, unicamente preocupados por pillar su pedazo de tarta del pastel, sin importarle nada ni nadie. Un mundo contaminado, donde grandes multinacionales frenan con sobornos y malas artes avances en ecologismo y fuentes renovables de energia por mero lucro profesional. Un mundo donde despertamos enfadados, iracundos, disfrutando de ver a los demás sufrir y donde la desdicha de los demás nos ayuda a sobrellevar nuestras miserias. Un mundo donde esta foto se encuentra en tu muro al lado de una receta de cupcakes (o magdalenas) de vainilla de mierda. Un mundo donde seguimos antenponiendo lo material a lo esencial, lo aparente a lo inherente, lo relativo a lo realmente importante. Un mundo donde en algunos deportes un solo equipo gasta en un jugador el equivalente a construir un hospital o seis escuelas. Un mundo donde se intenta erradicar el talento por parte de una mayoría gris de mediocres que no quieren sentirse mal ni esforzarse. Un mundo donde no merece la pena mojarse contra las injusticias porque probablemente acabes tú mismo siendo ajusticiado. Un mundo donde siempre ganan los malos. Un mundo oscuro, frío y cruel. Despiado. Atroz. Un mundo que, bajo mi punto de vista y a mi pesar, no creo que merezca la pena ser salvado.