domingo, 19 de marzo de 2017

La importancia de corregir bien una novela

 Muchos de nosotros ya tenemos acabado nuestro pequeño sueño. Han sido meses o años de teclas, tazas de café e insomnio acumulado que culminan en un documento de más de 300.000 mil caracteres. Y siento ser yo quien te baje de la nube pero, por si no lo sabes, ese manuscrito no es perfecto. Nuestra intención es siempre mejorar, aprender y limar esos “pequeños” errores que todo primer manuscrito tiene y hacerlo las veces que haga falta, hasta que llegue a convertirse en algo que se parezca a una novela. Bienvenido al tedioso mundo de la corrección.
En primer lugar has de saber que la corrección es un paso tan importante y vital como el de la escritura propiamente dicha. Salvo contadas excepciones, publicar un primer manuscrito sin revisión es tarea casi imposible.
 *ARGUMENTO. Lo primero que debemos preguntarnos es si hemos llevado a cabo el plan original que teníamos en mente. ¿Están correctamente ubicados los giros y los puntos de trama?. Al principio de todo relato tenemos un mapa de la historia en la cabeza pero, ¿hemos conseguido plasmar en palabras nuestra idea original?. Si nuestra novela es de género, ¿entra dentro de los patrones clásicos del mismo?. La mejor manera de corregir un escrito en el universo literario es hacerse preguntas sobre nuestra obra y llegar a convertirnos en nuestro peor jurado. Sólo así podremos hacer crecer nuestras historias. Pero cuidado con pasar de revisar a volverte loco con las faltas porque tampoco se trata de eso. En el termino medio esta la virtud.
 *PERSONAJES.
Absolutamente ligados a las tramas, al final, son seres con entidad propia que deben vivir, evolucionar y brillar al margen de los puntos de giro y demás piruetas técnicas. Lo primero a comprobar es si han evolucionado. Los personajes han de crecer, sufrir, llorar, cambiar, amar, odiar, ser felices y vivir la más absoluta de las miserias. No hay nada peor en una historia que un grupo de protagonistas planos e insulsos y, lo peor, predecibles. Deben explicarse de manera adecuada a su situación, educación, personalidad y estatus social. Un personaje tiene que atrapar.  
 *ORTOTIPOGRAFÍA. Siendo el más clásico es, a la vez, el más tedioso. Tildes, ortografía, guiones y repeticiones han de ser cazados y eliminados sin compasión. Es una de los puntos en los que puede merecer la pena gastarse unos euros y pagar a un profesional.

 Así que ya lo sabes, ponte a escribir pero luego, cuando acabes, comienza a corregir. Cómo decía un famoso escritor “Escribir es algo maravilloso; lo duro es tener luego que arreglar la mierda que hemos escrito”