lunes, 2 de enero de 2017

Escenas de... ¡acción!

 Todo buen lector ha experimentado alguna vez esa sensación de vértigo y velocidad al leer una increíble escena de acción. Bien redactadas, estas escenas son las que pueden convertir en inmortal una novela del montón y es que, detrás de su correcta ejecución, se esconde uno de los principales motores de un buen escritor, el ritmo narrativo.
 Cada autor tiene el suyo propio. Cuando nuestras frases son largas, con abundantes detalles, adjetivos, puntos y seguidos, nuestra narración es lenta. Estamos deteniendo la acción para entrar en detalles de la trama y crear un pequeño "descanso". En cambio, si usamos frases cortas, directas, con exclamaciones, onomatopeyas, insultos y poca o ninguna descripción, nuestro ritmo será rápido y trepidante.
 El equilibrio entre ambas formas de narrar es, para muchos, uno de los pilares fundamentales de todo buen escritor. En el mundo del celuloide, estos ejemplos son mucho más visuales donde las escenas de acción no duran más de un par de segundos.
 No obstante, el equilibrio entre ambas formas de narrar es lo que dará a tu novela con total probabilidad mucho más interés. Si abusas del ritmo alto, el lector no diferenciará las escenas imprescindibles de la trama de las menos importantes. En cambio, si describes todo en exceso tu peligro puede ser que el lector se muera de pena y de aburrimiento. Y te abandone.
 Así que ya sabéis, amigos. Buscad el equilibrio en vuestro ritmo narrativo para que vuestros escritos "enganchen" al lector. Y, lo más importante, para que no los suelten.