martes, 28 de junio de 2016

Autores famosos rechazados: ¡Increible!

Cada persona tiene fantasmas propios. Momentos en los que, aunque tenga la mayor de las voluntades, su fe se quiebra, se resquebraja y se rompe. Si hay uno que parece recurrente en todos es el miedo al fracaso que, traducido al mundo de los juntaletras, es una de las mayores angustias que sufre un escritor. El rechazo editorial es algo que todos los autores, en mayor o menor medida, han sufrido con sus propias obras en alguna ocasión. Aquí tenéis algunos de esos casos más curiosos y llamativos:
-James Joyce. Su obra "Ulises" fue calificado como obscena y alteradora del orden público. Fue rechazado por decenas de editores. Hoy día es considerada una de las obras más leídas de la historia de la literatura. 
-Isaac Asimov. Muchas de las historias de Asimov fueron rechazadas hasta el punto de llegarse a perder después de no haber podido ser vendidas. Uno de los padres de la ciencia ficción, nadie cómo él ha descrito el espacio exterior y el futuro. Visionario.
-Jhon le Carre. La primera novela de John le Carre, "El espía que surgió del frío" fue dada de lado por los editores porque le Carre “no tenía ningún futuro como escritor”. Hoy día lleva a sus espaldas millones de ejemplares y es un maestro del género de espías. 
-Agatha Christie. Cuatro años tuvo que luchar la reina del género negro para que alguien publicase su trabajo. No añadiré más sobre su producción y su obra. No parece necesario.  
-Jhon Grisham. Su novela "Tiempo de matar" fue rechazada por 16 editoriales antes de conseguir que un agente leyera el manuscrito… y también lo rechazara.
-JK Rowling. Envió el manuscrito de Harry Potter a 12 editoriales...siendo rechazados por todas ellas.
-Stephen King. Llegó a destruir su primera novela larga después de que esta fuese rechazada. La segunda siguió la misma suerte que la primera y sólo consiguió que le publicasen la tercera, una tal "Carrie"
-Margareth Mitchell. "Lo que el viento se llevó" fue rechazado un total de 38 veces. Sobran las palabras. 


El rechazo forma parte del juego de los libros y, para ser publicado, uno debe exponerse y arriesgar. Al fin y al cabo si ellos lo consiguieron… ¿por qué tú no?