martes, 18 de agosto de 2015

¿Es importante corregir tu novela?

Supongamos que ya has terminado. Has acabado de escribir hace un par de meses y, después de leerla, tu pequeña obra de arte esta lista para salir a luchar por una editorial. ¿O no? Aunque a todos los autores nos duela, nuestra pequeña novela tiene fallos. Y muchos. Al margen de los errores ortográficos (que se presume ya has corregido con más o menos acierto) hay muchas cosas que pulir: errores morfosintácticos, de estructura, de puntuación, tipográficos,.... .En definitiva, todavía queda mucho trabajo y quizás nosotros, los autores, no somos los más indicados para llevarlo a cabo. Existen multitud de empresas que se dedican a este "sucio" y desagradable oficio. Gente "sin alma ni corazón" que agarra lo que tu más quieres y lo destroza sin miramientos, realizando un trabajo imprescindible para que tu pequeña criatura tenga alguna posiblidad de éxito. Son tan importantes cómo el trabajo de un editor o el del propio escritor.
 Bromas aparte, el trabajo de los correctores ortógraficos es vital para el devenir de una obra. Sus presupuestos varían según el prestigio del corrector, la cantidad de trabajos a realizar, el número de páginas, la cantidad de fallos que se vayan encontrando,... . Corregir tu novela puede oscilar entre unos 300 o 400 euros hasta cerca de los dos mil. Y es que, además de mirar con lupa hasta la última tilde, estos correctores pueden observar y analizar nuestra estructura, la profundidad de nuestros personajes, la ambientación de la trama o la riqueza de nuestro léxico, entre otras.
 Bien es cierto que el papel de estos servicios es denostado por muchos autores ya que nadie le gusta que le encuentren los agujeros de su barco, pero yo soy de la opinión que defiende que más vale arreglar todo lo que puedas tu obra antes de enviarla a una editorial antes que te devuelvan en el buzón tu propuesta corregida en ignominioso color rojo (y eso en el mejor de los casos). Desde mi experiencia, corregir tu novela en un servicio profesional hace que la calidad literaria de tu novela crezca, con lo que el único beneficiado eres tu. Además, siempre podrás recurrir a pedir presupuestos sin compromiso. Así que no lo dudes, prueba este tipo de servicios antes de lanzar a tu pequeña al océano editorial con los tiburones. Un saludo y ¡a escribir!.