domingo, 18 de enero de 2015

Ciudad Muerta: En el nombre de Patricia Heras

 
En el día de ayer quede impactado con la noticia que, de forma secundaria, quedaba registrada en prensa. Se estrenaba el documental "Ciutat Morta" de Xavier Artigas y Xapo Ortega, grabado en 2013. Para los que lo desconozcan, el documental expone una serie de vídeos y entrevistas que destapan una trama de corrupción policial en torno a la detención ilegal de una serie de jóvenes tras unos sucesos acaecidos en 2006. Ese día un grupo de jóvenes ocupa e invade un teatro abandonado en pleno centro de Barcelona para celebrar una fiesta. Horas después, la policía carga contra ellos para desalojarlos del edificio y, durante la carga, una maceta que está en los balcones se desprende (o es lanzada) e impacta en la cabeza de un policía sin casco que participaba en la intervención. El agente queda en estado vegetativo. A partir de ese momento comienza su particular cruzada y la policía detiene a tres jóvenes sudamericanos como autores del lanzamiento (aunque como quedó demostrado posteriormente todos estaban en la calle cuando se produjo el fatal accidente). Además son detenidos también en las urgencias de un hospital cercano Patricia y Alfredo, dos jóvenes que habían tenido un accidente de bicicleta y que fueron sospechosos sólo por su forma de vestir. Los jóvenes, que se declararon totalmente inocentes del crimen, fueron condenados a varios años de prisión. Años después, dos de los policías que intervinieron en aquella operación fueron condenados por pegar una paliza y torturar a un chico negro. El joven, que resulto ser hijo de un diplomático, consiguió demostrar que los policías no sólo le habían torturado sino que además habían alterado y falseado las pruebas. Y aquí es donde estalla el escándalo. Patricia Heras, la protagonista del documental es una joven extremadamente sensible. Estudiante de literatura, abre durante su injusta estancia en la cárcel un blog (http://www.poetadifunta.blogspot.com.es/) donde vuelca en forma de poemas todos sus sentimientos. Ella y el resto de sus acusados reclaman a todos los organismos y políticos la inmediata puesta en libertad de los detenidos y la celebración de un nuevo juicio. Pero para Patricia ya es tarde. No soporta más la cárcel así que, tras un permiso penitenciario, se suicida arrojándose al vacío desde su habitación. Con el paso de los años cae en manos de Xavier Artigas y Xapo Ortega la historia. Indignados ante semejante escándalo, empiezan a recopilar entrevistas, datos y pruebas. Deciden hacer un documental en que ademas intercalan poemas de la joven poeta muerta. Premiado en varios festivales, llega el momento de su estreno en Barcelona. La polémica surge cuando las autoridades recurren a la justicia para censurar parte de las grabaciones incluidas en el documental. Al final, un juzgado da la razón a los directores y permite la visión global del mismo. No contentos con esto, distintas autoridades y organismos intentan vetar la exposición del documental llegando incluso a amenazar a Canal 33 (segundo canal autonómico catalán) para que no lo emitan. Al final, en día de ayer, por distintas plataformas que incluyen dicho canal, el documental fue emitido. En el se ve un vídeo (uno de los cuales quería censurarse) en el que el máximo responsable de información de la guardia urbana de los últimos años admite haber mentido de manera sistemática con el fin de enjuiciar a determinados sujetos en el caso. Si no fuera porque es cierto, me costaría trabajo creerlo. Espero que, por una vez, haya justicia aunque sea tardía. Todas las víctimas de esta historia la merecen. Y entre esas víctimas además de Patricia Heras y el resto de condenados, incluyo al agente de policía cuyo asesino todavía anda suelto. Todos merecen que los hechos se esclarezcan y los culpables acaben en la cárcel. Pero esta vez que acaben los realmente culpables. Esta sociedad supuestamente de derecho se lo debe y no merecen otra cosa. ¡Qué tristeza de país! 

Por si quereis ver el documental y leer más de la historia de Patricia